Mostrando el único resultado

  • Práctica clínica centrada en el paciente

    La lectura de este espléndido libro deja claro que nunca podrá ser buen médico quien no tenga una fuerte sensibilidad cultural y unos mínimos conocimientos filosóficos, literarios, sociológicos, lingüísticos o psicológicos. Las humanidades y las ciencias sociales son parte esencial de la práctica médica porque una buena capacidad comunicativa, una adecuada actitud de comprensión del otro y un sólido conocimiento de los factores sociales y culturales son imprescindibles para entender realmente lo que un enfermo cuenta en la consulta.

    Si se aspira a una auténtica «medicina centrada en las personas» no se puede establecer una dicotomía tajante entre conocimientos biomédicos, humanísticos y sociológicos, porque en la práctica clínica es imposible separar los datos biológicos de las convicciones, dificultades económicas, peculiaridades de carácter, prejuicios morales, rencores personales, costumbres ancestrales, deseos insatisfechos… Francesc Borrell muestra de forma práctica y concreta la necesidad de un equilibrio adecuado entre saberes biomédicos y humanísticos, gracias a su experiencia personal de médico de familia y su profundo conocimiento de las realidades biológicas, psicológicas, sociales, culturales y personales que determinan cada enfermedad.